NUESTRA HISTORIA

Mario Hidalgo y David Maldonado, ambos con experiencia en el ámbito de la gastronomía y restaurantes, decidieron crear un concepto diferente en la ciudad de Quito basado en un modo de distribución atractivo, productos innovadores, una marca potente y un servicio diferenciado.

Así crearon la marca Inka Burger la cual empezó en el mercado quiteño apostando por un modelo antes desconocido en el Ecuador, un carrito de comida el cual portaba en su interior una cocina industrial ambulante. Octubre del 2015 empezó la revolución de esta marca en la Portugal y República del Salvador, donde a su vez nació el movimiento Food Truck en el país.

A pesar de crear un debate sobre este nuevo modelo de negocios frente al municipio de Quito y afrontar una retención de su food truck por parte de las autoridades, la marca continuó firme con su propuesta gastronómica mudando su concepto a locales comerciales. Gracias al apoyo de miles de clientes #ikadictos que respaldan su marca, este particular y sabroso negocio se ha llegado a posicionar en el país como la primera cadena ecuatoriana de hamburguesas, llegando a ciudades como Riobamba y Guayaquil en corto tiempo.

Al cumplir sus cuatro años la marca lanza un nuevo concepto de restaurantes Premium basado en la misma pasión por la gastronomía. Cortes de carne, piqueos, cervezas artesanales, cocktails, ensaladas y un sin número de sorpresas hacen de Inka Lab un restaurante de servicio destacado que comienza su historia de crecimiento en el 2020. El crecimiento ha sido acelerado, y con la misma velocidad Inka Burger planea llevar la calidad de emprendimiento ecuatoriano fuera de sus fronteras, seguros de que la pasión y compromiso que los caracterizan harán llegar la bandera de nuestra nación a muchos países del mundo.